¿Se pueden prevenir los brotes de acné?

Comments off 989 Views0


LOGO_WP

Dermatip del día: ¿Se pueden prevenir los brotes de acné?

Aunque el acné puede ser predispuesto por la genética, existen ciertas recomendaciones que pueden ayudar en gran medida a prevenir los brotes de acné o en su caso, evitar que sean muy fuertes y dejen secuela.

Para un buen cuidado de la piel grasosa o predispuesta al acné, primero se deben evitar todos los productos que contengan aceite mineral o petrolato como ingredientes. El usar humectantes grasosos de manera rutinaria predispone a los brotes de acné. Se debe optar por aquellos productos que tengan como base gel o loción, incluyendo al protector solar. En el caso del maquillaje, buscar aquellos de buena marca y que contengan la leyenda libre de aceite o no comedogénico (comedón es el término médico para punto negro o espinilla).

Una vez eliminados los productos que causan acné, ahora se deben empezar a usar aquellos que previenen el acné. Por ejemplo, además de la limpieza con el jabón, agregar un astringente que contenga ácido salicílico, o usar las toallitas limpiadoras. El astringente ayuda a eliminar todos los residuos de polvo y sebo que el jabón por sí solo no logra eliminar. Los desmaquillantes en forma de aceite o crema deben dejarse sólo para los ojos, y desmaquillar el resto de la cara con el jabón y astringente. Otra recomendación importante es nunca irse a dormir con maquillaje puesto que el sudor o producción de sebo durante la noche pueden contribuir a tapar los poros.

Los productos con peróxido de benzoilo y ácido retinoico son excelentes para remover capas de piel y evitar que los poros se tapen. Estos se pueden aplicar durante la noche en las zonas predispuestas después del aseo de la cara.

Entre las recomendaciones sobre la dieta, los cambios que pueden ayudar a disminuir los brotes son:

-Bajar el consumo de carbohidratos y comida chatarra (una dieta alta en carbohidratos o azúcares influye en la elevación de la hormona insulina, la cual provoca un incremento en los andrógenos u hormonas sexuales masculinas y por consecuencia, brotes de acné muy inflamados.)

-Comer más frutas y vegetales (la fibra ayuda a disminuir los niveles de azúcar en la sangre)

-Evitar la ingesta de yodo en exceso. El yodo está asociado con un agravamiento en el acné. Este mineral se encuentra sobre todo en la sal de mesa y en los mariscos, así como en las frituras o botanas que contienen abundante sal yodada.

-Bajar el consumo de productos lácteos (se cree que la leche puede favorecer el desarrollo de acné en especial por su contenido de compuestos bioactivos y hormonas que pueden desencadenar las vías por las cuales se desarrolla el acné.)

-Comer alimentos con alto contenido de omega 3 como salmón, espinacas, nueces y semillas de lino. (El omega 3 tiene propiedades antiinflamatorias)

Todos estos cambios ayudan a que se reduzca la inflamación y a que las lesiones activas sanen más rápido.

Para prevenir las manchas post-inflamatorias, (manchas de acné) es recomendable evitar el sol. Los productos que contengan ácido glicólico ayudan a aclarar estas lesiones.

Para las cicatrices de acné los tratamientos más recomendables son láser e IPL (luz pulsada intensa), así como la prescripción tópica de tretinoina.

Recuerda que si el acné no está respondiendo a los productos para el cuidado de la piel con tendencia a acné, ni a los cambios dietéticos, es tiempo de hacer una cita con el dermatólogo.